La tripulación de Mission Arctic en su viaje de 13000 kilómetros a mediados de 2017.

Durante los últimos seis meses, seguimos a los miembros de la tripulación de Mission Arctic mientras navegaban por el mundo, luchando contra las inclemencias del tiempo y las situaciones peligrosas en una carrera contra el tiempo para completar una misión épica. El equipo navegó durante el breve período de deshielo del Ártico y utilizó productos de la marca Think de Lenovo para guiarse por las traicioneras aguas glaciares.

Dialogamos con Nicholas Peissel, líder de la expedición, Gareth Carr, miembro de tripulación en tierra que mantuvo el equipo conectado virtualmente a tierra firme, el Dr. Dan Carlson, científico residente y la Dra. Ulyana Horodyskyj, glacióloga experta. Cada uno ofreció su propia y única perspectiva respecto al viaje, lo que nos dio una idea sobre la vida durante esta expedición sin precedentes.

Nos ponemos al día con Nicolas Peissel en una última charla sobre la aventura del equipo y sobre lo que harán con las investigaciones que realizaron durante los tres meses y medio en alta mar. Los miembros de la tripulación estarán en tierra firme hasta mayo, cuando partirán en la aventura de investigación arqueológica 2018 de Mission Arctic: “en la búsqueda de huesos”.

Lenovo: ¿Cuáles son algunos de los aportes claves de “en el deshielo”, la expedición del 2017?

Nicholas Peissel: La expedición “en el deshielo” se centró principalmente en investigar los aspectos científicos de la tierra y el mar del Ártico. Desafortunadamente, confirmó lo que temíamos: hay una gran cantidad de deshielo y erosión en el Ártico, lo que origina hielo del océano Ártico y está cambiando mucho el ecosistema. Visité algunos de los mismos fiordos un par de años antes y después de regresar al cabo de un tiempo, vi una erosión y desgaste significativos. Durante el viaje, llevamos a cabo investigaciones científicas y recopilamos investigaciones de fiordos y zonas hasta entonces sin explorar de la región del Ártico. Vimos glaciares que terminaban en la tierra, y esto muestra la gravedad y los grandes cambios en nuestro planeta. Nuestro equipo trabajó para descubrir los motivos de estos cambios con la esperanza de preservar el ecosistema del Ártico.

La tripulación Mission Arctic investigando y explorando.

Lenovo: ¿De qué manera el equipo aprovechará la información recolectada en la expedición del 2017?

NP: Recorrimos más de 13000 kilómetros durante el verano y a principios del otoño por la costa de Groenlandia y la de América del Norte para obtener una vista completa de lo que está sucediendo en el Mar de Labrador y en esa región específica del Ártico. Asombrosamente, navegamos una tercera parte del mundo en tres meses y medio, realizando experimentos, arrojando equipos científicos al agua para descubrir cómo el deshielo afecta el efecto de mezcla que dirige las corrientes oceánicas mundiales, y siguiendo los movimientos de los icebergs. Enviamos la gran cantidad de investigaciones y datos que recopilamos al Centro Internacional de Investigación del Ártico. Llevará meses analizar e interpretar, pero al final los datos nos permitirán entender mejor lo que está pasando en la costa de Groenlandia y contribuirá a orientar proyectos de investigación futuros.

Los miembros de la tripulación trabajan juntos para navegar las aguas del Ártico con seguridad.


Lenovo: ¿Cuáles fueron algunos de los mayores desafíos durante la misión? ¿Tuvieron algún contratiempo imprevisto?

NP: Navegar por las regiones del Ártico con condiciones meteorológicas peligrosas (condiciones extremas provocadas por los vientos y el frío intenso) hicieron que sea una travesía desafiante. Hicimos lo mejor que pudimos para navegar con la mayor seguridad posible pero la madre naturaleza realmente reina allí; ella siempre tiene la última palabra. En dos ocasiones casi perdemos el barco, debido a un desafortunado encuentro con vientos violentos y grandes bloques de hielo. Además del mal tiempo continuo, el momento en el que realizamos el viaje también era difícil. El Ártico se derrite por un margen muy pequeño, especialmente en el Ártico canadiense, lo que nos proporciona un tiempo limitado para viajar y llevar a cabo todas las necesidades de investigación.

Aunque encontramos muchas dificultades, la tecnología ayudó a evitar aun más contratiempos y nos ayudó a superar muchos de los problemas. Por ejemplo, ejecutamos un GPS en la ThinkPad X1 Tablet de Lenovo; estaba en la cabina y en la cubierta inferior, ayudándonos a navegar por las aguas peligrosas. Utilizamos la ThinkPad T470 y las Yogas de Lenovo para predecir el viento y descargamos archivos que modelaban el tipo de viento que podíamos encontrar en las próximas semanas. Utilizamos todos los productos de Lenovo para realizar videoconferencias en Skype, descargar datos de varios instrumentos y más. Durante el viaje, estábamos en colaboración con el Servicio de hielo canadiense, que utilizó satélites para tomar fotografías personalizadas del hielo marino en la dirección en la que íbamos navegando. Luego las descargamos en nuestras computadoras y utilizamos las imágenes para navegar con seguridad.

Es increíble cómo los productos se mantuvieron durante nuestro viaje de más de 13000 kilómetros. Antes, pasé por tres tablets para un viaje de 3220 kilómetros, por lo que fue realmente sorprendente que nuestros productos Think resistentes duraran mucho tiempo y en condiciones tan difíciles.

Will Turner utiliza una ThinkPad T470 de Lenovo para guiar al equipo.

Lenovo: ¿Puedes contarnos algunos de los mayores éxitos y logros del equipo durante su tiempo en alta mar?

NP: Hace un año, el Centro Internacional de Investigaciones Árticas (IARC) utilizó grandes rompehielos para arrojar instrumentos marinos al fondo del mar. Nuestro equipo estaba encargado de recoger estos instrumentos. Enviamos señales para que los instrumentos se soltaran del lecho marino y luchamos contra una niebla espesa, olas de más de tres metros y hielo compacto para recolectarlos. Nos encantó recuperar con éxito todos los instrumentos y enviar los datos que habíamos estado recopilando durante los últimos años al Centro Internacional de Investigaciones Árticas.

Nuestro equipo superó los 80 grados de latitud por el mar abierto. Para dar un punto de referencia, el Polo Norte está a 90 grados de latitud; estábamos a solo 1018 kilómetros del Polo Norte. Navegamos una tercera parte del mundo en tres meses y medios, mientras recolectábamos datos para comprender mejor el deshielo y la erosión del Ártico, con el fin de entender (e interrumpir) los cambios drásticos que ocurren actualmente en la región.

Lenovo: Estamos emocionados por la aventura de Mission Arctic en el 2018. ¿Puedes darnos un anticipo de la próxima misión “en búsqueda de huesos”?

NP: Durante la expedición del 2017 “en el deshielo”, nos centramos principalmente en mediciones científicas, mientras que en la misión del 2018 “en búsqueda de huesos”, nos centraremos más en la investigación arqueológica. Utilizaremos tecnología tales como drones, vehículos automatizados submarinos y helicópteros a medida que atravesamos el Ártico canadiense, en búsqueda de restos de los mamuts lanudos más septentrionales en América del Norte, sitios de expedición desde el siglo XIX y de exploradores perdidos.

Para mantenerte informado acerca de las novedades de Mission Arctic, sigue las aventuras en @LenovoPress, @MissionArctic y el sitio web de Mission Arctic.