Nunca he sido un gran fanático del término retiro. De alguna manera evoca imágenes de mecedoras, porches delanteros muy sombreados, vestimenta pasada de moda y pasar el día malgastándolo. No es para mí. Soy un diseñador de los pies a la cabeza. El diseño es tanto una vocación para toda la vida como una carrera. En realidad, es uno de mis pasatiempos más importantes. Me encanta hacer las cosas, y hacer las cosas mejor. No puedo imaginar la vida sin diseño.

Sin embargo, llega un momento en la carrera de uno que empiezas a pensar en ampliar tu visión. Llevo trabajando más de 30 años en el diseño de computadoras. He diseñado todo, desde sistemas de computación de alto rendimiento situados en entornos de piso elevado hasta memorias USB que caben en el bolsillo. Soy más conocido por liderar el diseño de ThinkPad por más de 20 años, pero también he diseñado más computadoras y dispositivos relacionados de lo que posiblemente puedas imaginar. Eso es mucha pintura negra.

Hoy estoy anunciando mi "recableado". He decidido renunciar a mi actual cargo como vicepresidente de diseño en Lenovo a partir del 30 de junio. Quiero ampliar mi visión y crear la oportunidad de hacer más en el campo del diseño, no menos. Sin embargo, continuaré trabajando con Lenovo como consultor de diseño ayudando a los diseñadores y compartiendo mis pensamientos en las direcciones estratégicas. Estoy emocionado de pasar a este nuevo capítulo en la evolución de mi carrera de diseño. Brian Leonard, que elegí como sucesor, asumirá el rol que ocupé anteriormente. Él es un ejecutivo de diseño altamente competente a quien admiro y en quien confío. ThinkPad y su ahora emblemático diseño seguirán floreciendo y creciendo dentro de Lenovo.

Estoy orgulloso de los logros profesionales que he podido conseguir, y de los diseñadores que trabajan para mí. He viajado mucho con diseñadores creativos y líderes técnicos como Arimasa Naitoh-san, Tomoyuki Takahashi, John Karidis, Luis Hernández, Fran O'Sullivan, Peter Hortensius, Kazuhiko Yamazaki, Rand Paul, Mike Meister, Wayne Aderman y por supuesto Richard Sapper. Trabajar con Richard fue un regalo. Un agradecimiento especial a YY por haber previsto comprar el negocio de PC de IBM e imponer a la ThinkPad con nueva energía hallada.

Mi esposa Jena y nuestra familia han hecho incontables sacrificios en apoyo a mi carrera y a la causa del diseño. Por eso, estoy eternamente agradecido. Mi ayudante Bev me ha apoyado durante tanto tiempo que es casi un miembro de la familia. Su devoción es muy apreciada. La vida se trata de relaciones, no sólo de productos.

Gracias a todos los que han sido parte de mi viaje. No se trata de retirarse, se trata de cambiar el cableado y lo que sigue.

 

David Hill