Estoy seguro que muchos han visto las recientes difusiones relacionadas a la inicitiva ThinkPad retro que comencé hace apenas 2 años atrás. Se habla sobre la relación del aspecto de la pantalla, la resolución, el teclado, el precio y mucho más. Echando más leña al fuego sobre los rumores, el líder ejecutivo del segmento comercial de Lenovo, Christian Teismann, hizo un breve comentario sobre el último evento Lenovo Transform en la Ciudad de Nueva York. (Lea el blog original que pone las cosas en movimiento aquí.) La respuesta de los medios sociales con respecto al concepto fue asombrosa.

Sé que ha pasado un largo tiempo desde que hablé sobre el concepto, pero Lenovo eligió intencionalmente permanecer callada sobre el tema. Requirió de mucha investigación crítica para evaluar las posibles alternativas técnicas, la visualización disponible y el negocio total. Lenovo nunca ha estado interesada en compartir abiertamente los detalles respectos de los productos no anunciados. No se ha concedido a la ThinkPad retro una excepción con respecto a la política corporativa.

En este punto, parece que se filtró información. Ahora hay algunas cosas que puedo confirmar. Sí, Lenovo va a hacer una edición especial de la ThinkPad como parte de la celebración de su 25º aniversario. Está dirigida a entusiastas y superfanáticos que tienen la amabilidad de compartir sus pensamientos sobre cómo puede ser la laptop. Como con todo producto nuevo que desarrollamos, siempre hay limitaciones técnicas y de costos, pero pienso que nuestro desembarco es muy impresionante. El producto encarna muchas de las cosas que las personas piden.

Tiene un fabuloso revestimiento negro de goma, tres capas TrackPoint, y un teclado por el que uno muere. Voy a llevar una conmigo orgullosamente. ¡Aún no están definidos el precio y la disponibilidad, pero les puedo asegurar que no costará más de $5000! No tengo idea de cómo comenzó el rumor. Me gustaría poder decir más sobre este producto especial, pero por ahora no puedo.

He tenido el desarrollo del hardware antes en mis manos, la he encendido, he mirado la pantalla e incluso he tipeado. Los que la han visto no pueden dejar de sonreír. Por favor, sean pacientes, habrá más. Está viva.

David Hill